Casi todos los padres se plantean en algún momento la pregunta de si su hijo o hija necesita clases particulares y apoyo escolar. Y es que, cualquier niño o niña puede presentar en algún momento la necesidad de recibir clases de apoyo. Incluso un alumno que nunca haya tenido problemas antes puede necesitarlo en cualquier momento de su etapa escolar.

Para algunas familias esto se plantea como un auténtico problema, porque no disponen de los recursos para saber si su hijo o hija necesita apoyo escolar.

clases-particulares

Hoy vamos a dar algunas pautas para responder a esta pregunta, para saber detectar si tu hijo necesita clases particulares.

En primer lugar, tenemos que estar siempre atentos a señales de que el chico o chica pueda presentar problemas fisiológicos. Nos referimos a problemas típicos que se presentan en la edad estudiantil. Lo más comunes son los relacionados con la vista y el oído. Un estudiante brillante puede echar a perder un curso fácilmente si no oye o no ve bien y no ponemos remedio.

Pero no nos referimos a los problemas físicos. Ni a los trastornos más serios que pueda presentar un niño y que habitualmente son detectados en la infancia en las revisiones médicas y en la adquisición de habilidades habituales propias del crecimiento, como el habla, la relación con los demás, etc. Nos queremos referir hoy a las pequeñas señales que los niños y jóvenes nos lanzan y que revelan que necesitan apoyo escolar.

 

Distintas razones que indican que un niño necesita clases particulares

 

Causas relacionadas con las características del sistema educativo: Partimos de que la capacidad de aprendizaje en los niños es innata. Y que la escuela les debe proporcionar una serie de habilidades y conocimientos que serán la base de la evolución en el futuro. Pero la propia configuración del sistema educativo no siempre beneficia a todos los niños. Esta se basa en clases muy homogéneas, algo necesario para que el niño aprenda a relacionarse con su entorno y desarrolle sus capacidades sociales. Pero no todos los niños tienen el mismo ritmo de aprendizaje, y es muy frecuente que necesite atención individualizada en algunas materias. A veces ocurre por grupos demasiado numerosos, donde los profesores no pueden atender al alumno individualmente.

El entorno familiar y social: influye de manera directa en su aprendizaje. Nivel socio-cultural, carencias afectivas, problemas familiares, etc. Suelen ser factores que alteran la capacidad de estudio del menor y que habitualmente no será capaz de gestionar por sí mismo. Este tipo de situaciones se reflejan en su personalidad y su comportamiento.

Cuando un niño o niña atraviesa situaciones de este tipo es muy frecuente que presente falta de atención y problemas de concentración y motivación. Si somos conscientes de que nuestro hijo pasa por situaciones de este tipo, o vemos que no es capaz de organizarse por sí mismo, podemos estar seguro de que necesita ayuda en el estudio.

Y es que este tipo de situaciones y de señales suelen terminar por manifestarse en malos resultados, cates y malas notas. Incluso en buenos estudiantes tienden a reflejarse en bajada de calificaciones. Peor si estamos atentos a este tipo de señales, y las detectamos, no necesitaremos esperar a recibir las notas para estar seguros de que nuestro o hijo necesita apoyo escolar.

¿Quieres recibir información sobre refuerzo académico y apoyo escolar?



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies