En cualquier curso de manipulador de alimentos le explicarán sin duda la importancia de la cuestión de la higiene personal y en concreto del lavado de manos. En el presente artículo hemos hecho un resumen de los diez momentos más importantes donde el manipulador de alimentos debe realizar dicha acción.

  1. Antes de empezar y al terminar el trabajo. Se trata de una rutina fundamental que de manera natural todo manipulador de alimentos debería tener.
  2. Al realizar una pausa en el trabajo.
  3. Al cambiar de tarea… Imagine que pasa de cortar carne a mover unas cajas del almacen por ejemplo.
  4. Justo después de tocar alimentos crudos.
  5. Al terminar la limpieza de utensilios, mesas, tablas de cortar, etc.
  6. Si hemos tocado cualquier insecto o animal.
  7. Después de habernos sonado la nariz, haber estornudado, tosido o habernos puesto las manos sobre la boca.
  8. Si hemos tocado dinero.
  9. Después de estar en el cuarto de baño.
  10. Si tocamos cualquier resto basura o suciedad.

El lavado de manos precisa de jabón o gel así como de un frotamiento lo suficientemente vigoroso para arrastrar cualquier partícula que pudiera contener gérmenes. El enjuague con abundante agua asegura que nuestras manos queden totalmente limpias y el hecho de repetir la acción tantas veces como sea necesario disminuye en gran medida los riesgos de contaminación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies